Efectos para la salud de la falta de sueño

Comparte esta Entrada

¿Sabías que la falta de sueño puede conllevar consecuencias serias para la salud?

Descubre aquí las causas, síntomas y efectos de dormir poco o nada.

 

Sentirse como un “zombi” por las mañanas por dormir poco o mal es algo que a todo el mundo le ha pasado al menos una vez en la vida. Incluso cuando la falta de sueño es un episodio aislado de tan solo una noche, al día siguiente podemos sufrir una crisis de energía con los síntomas típicos del insomnio. Cuando el problema se presenta puntualmente, la recuperación es bastante inmediata. Sin embargo, cuando la dificultad para dormir se repite es aconsejable tomar medidas para prevenir los posibles efectos de la falta de sueño para la salud.

Sigue leyendo para conocer más detalles sobre las causas de la falta de sueño, sus síntomas y consecuencias.

 

¿Qué puede causar la falta de sueño?

Cuando se habla de falta de sueño se hace referencia a la privación del sueño, es decir, cuando no duermes lo que necesitas.

Este es uno de los trastornos del sueño que Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) afecta, en formas graves y crónicas, a unos 4 millones de personas en España.

Sus efectos inmediatos son más evidentes porque esa sensación “zombi” tras una noche sin dormir, con cansancio físico y mental, son evidentes. No obstante, la falta de sueño prolongada y crónica, aumenta los riesgos de problemas de salud tanto a nivel físico como mental.

Entender por qué se produce esta falta de sueño es, sin duda, el primer paso para prevenir este trastorno. De hecho, un correcto diagnóstico ayuda a definir el tratamiento adecuado con más precisión y eficacia.

Existen muchos elementos, la mayoría voluntarios, que pueden confluir en la privación del sueño. Estos incluyen:

  • El estilo de vida. Los malos hábitos, como quedar despiertos hasta muy tarde viendo la televisión, leyendo o utilizando pantallas, tienen una influencia en cómo dormimos y puede producir alteraciones del sueño.
  • Los horarios laborales. Los trabajadores por turno o quienes trabajan muchas horas seguidas suelen tener más problemas para dormir o descansar suficientemente.
  • Una mala higiene del sueño con horarios irregulares, cenas copiosas antes de acostarse y otros hábitos poco sanos, también puede afectar a la calidad del sueño y producir privaciones importantes.
  • Enfermedades como la apnea del sueño y otros trastornos tienen efectos en nuestro descanso reduciendo el tiempo y la calidad del sueño.

Las causas de la falta de sueño también pueden estar relacionadas con otras enfermedades y condiciones del individuo. Por ejemplo, los dolores articulares, la ansiedad y las gripes aunque no estén directamente relacionadas, acaban afectando también nuestro descanso.

 

Los síntomas del insomnio 

Los síntomas de la falta de sueño más fáciles de detectar son los signos comunes que se perciben después de una noche sin dormir o con un descanso insuficiente:

  • Irritabilidad
  • Cansancio
  • Sueño
  • Dificultad para concentrarse

En situaciones de insomnio frecuente, la persona afectada probablemente sufrirá con frecuencia síntomas cuales:

  • Falta de energía
  • Cambio de humor
  • Somnolencia diurna
  • Empeoramiento de capacidades cognitivas (atención, memorización, toma de decisiones…)

Los signos de la falta de sueño suelen aparecer en seguida tras una noche sin dormir. Sin embargo, algunas personas podrían no percibirlos debido al efecto de sustancias estimulantes como la cafeína.

Cuando el insomnio es un problema persistente y aparecen estos síntomas, es recomendable que consultes a tu médico. Este valorará la posibilidad de derivarte a un especialista para realizar más pruebas.

 

Posibles consecuencias de la falta de sueño

El cansancio y la somnolencia diurna son síntomas característicos de la falta de sueño. Aunque, aparentemente, no representan un grave problema hay que tener en cuenta que la dificultad para mantenerse despiertos puede dar lugar a los que se conocen como micro sueños. En estos casos el individuo se queda dormido durante unos segundos y esto puede resultar fatal según las tareas que se están realizando.

También hay que destacar que el sueño es una actividad de extrema importancia para el organismo. Durante la fase de descanso, de hecho, se llevan a cabo funciones importantes para órganos y sistemas. El sistema inmunitario, por ejemplo, durante el descanso produce proteínas que promueven el sueño y anticuerpos, por lo que esta función se ve afectada por la mala calidad del sueño. Por este motivo, quien sufre de falta de sueño está más expuesto a enfermedades e infecciones.

Dicho de otra forma, necesitamos dormir no solo para descansar, sino también para mantenernos sanos.

Una mala higiene del sueño a largo plazo afectará también a nuestro metabolismo aumentando el riesgo de diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares.

Según la opinión de expertos como la directora de la RSPH (Real Sociedad de Salud Pública inglés), entrevistada por la BBC, dormir poco o dormir mal también tiene otros efectos:

  • Mala alimentación, que conlleva a un aumento de peso.
  • Problemas de salud mental, que también pueden retroalimentar la privación de sueño.
  • Reducción de capacidades mentales.
  • Afecta al rendimiento físico.
  • Aumenta el riesgo de accidente de tráfico.

 

¿Qué pasa por no dormir una noche?

Pasar la noche en blanco es bastante frecuente y puede estar relacionado con una gran variedad de causas: preocupaciones, enfermedades, dolores, ruidos ambientales, etc. Es algo que puede ser muy molesto y dejarnos, al día siguiente, sensación de cansancio, falta de concentración, irritabilidad, tensión muscular y somnolencia, entre otros síntomas.

No obstante, quedar despiertos 24 horas no tiene efectos a largo plazo sobre la salud y los síntomas suelen desaparecer en cuanto logremos descansar unas horas.

 

¿Qué pasa cuando llevas 3 días sin dormir?

Si la pérdida de sueño se prolonga por 72 horas o más, los síntomas se harán más agudos y la personas experimentará episodios de micro sueños más frecuentes. Incluso pueden darse anomalías en la percepción con alucinaciones y confusión.

El empeoramiento de los síntomas a medida que el problema se repite día tras día es algo lógico si tenemos en cuenta la importancia del sueño y del descanso para el organismo. No por nada, la privación de sueño en el pasado se utilizaba como técnica de tortura.

 

Recomendaciones para recuperarse tras una noche sin dormir

La falta de sueño ocasional de uno o dos días puede tardar semanas en recuperarse, y la recuperación se logra durmiendo más. Para ello, lo ideal es acostarse más temprano en vez de despertarse más tarde así de ayudar a tu organismo a volver a una rutina de sueño más equilibrada. Además es aconsejable respetar la cantidad de horas de sueño recomendadas que se acerca a las 7-8 horas por noche en los adultos y 10 horas en los adolescentes.

Seguir los hábitos de higiene del sueño también ayuda a atenuar los síntomas de falta de sueño. Y si buscas consejos y técnicas para favorecer el sueño, repasa los buenos hábitos para dormir mejor o experimenta técnicas de relajación como escuchar sonidos de la naturaleza o buscar canales ASMR en YouTube.

Cuando el problema de falta de sueño es constante o afecta notablemente a tus actividades diarias la consulta con un médico debería ser la primera opción puesto que un diagnóstico precoz ayudará a detectar las causas y establecer un tratamiento personalizado y eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta Entrada

¿Alguna duda?
Contacta y Hablemos

Entradas Recientes

×