El fraude al seguro ¿picaresca o delito?

Comparte esta Entrada

Algunos le dan poca importancia. Otros lo relegan al ámbito de la picaresca. 
Pero nada mas lejos de la realidad. El fraude al seguro es un delito. Y bien serio.
Quien intenta defraudar a su aseguradora no solo causa un mal a la compañía,
sino que perjudica a todos los asegurados. A todos sus conciudadanos. Si. ¿Y por que?

Muy sencillo: las aseguradoras resuelven los problemas de la gente con el dinero que le pagan sus clientes. 
Desde un golpe de chapa a un incendio en un negocio. Por lo tanto, cuando un defraudador plantea una 
reclamación indebida, falsea los hechos o el valor de la perdida, lo que hace es tratar de obtener un beneficio 
que no le corresponde a costa del resto de asegurados, que son honrados. De igual forma, cuando el seguro 
indaga en las reclamaciones indebidas protege los intereses de sus asegurados.

Según las estimaciones divulgadas por ICEA en el informe "El fraude al seguro español. Año 2021", detrás del 1,60% de todos los expedientes que tramitaron las aseguradoras aquel ejercicio había un fraude. Esta cifra es superior a la de 2020 (1,18%) y, también, a la de 2019 (1,38%). Y si hablamos de cantidades, la subida de las cuantías reclamadas indebidamente es aun mas clara y consistente. Ha pasado de ser el 2,40% de las indemnizaciones 
pagadas en 2019, al 2,95%, en 2021. Por esta razón, cada año es mas importante la lucha contra el fraude.

Fraudes hay de todos tipos. Pequeños y grandes. Un tercio de los intentos de engaño investigados conllevaban reclamaciones inferiores a los 500 euros. Los dos tercios restantes correspondieron a importes mas elevados.

Los intentos son mas habituales en algunos tipos de seguro que en otros. Un 66% de los casos de fraude se da en el ramo del automóvil, un un seguro de suscripción obligatoria para todas las personas que tienen un vehículo.
Las líneas de diversos (seguros de hogar, comercio, comunidades de propietarios, empresas y responsabilidad civil)
abarcan otro 30% de las tentativas de estafa. El resto se reparte entre otros ramos.

La inversión media que hace una aseguradora en la investigación de un fraude es de unos 59 euros

Este es un esfuerzo que merece la pena hacer. Por cada euro que se invierte en investigar el fraude se evita 
entregar 37,30 euros de media a los defraudadores.

La lucha contra el fraude sale a cuenta para todos. Recuerda que estos esfuerzos que realizan las aseguradoras
tienen una razón de ser: proteger a sus asegurados. Te repetimos lo que hemos escrito al principio de este 
articulo: el fraude no es picaresca, es un delito que te perjudica a ti. Por eso, no lo aplaudas. No lo toleres.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta Entrada

¿Alguna duda?
Contacta y Hablemos

Entradas Recientes

×